Jueves, 11 de Febrero de 2016

De Eugenio Deoseffe

Todo era perfecto. El pueblo era feliz. En él había un teatro: "El Teatro de la Trompeta" y un trompetista muy famoso que hacía emocionar a todos con su música. Pero como lo bueno no dura para siempre, alguien incendió el teatro y los sueños de quienes allí vivían.
Años más tarde, se pudieron salvar algunas maderas que sirvieron para reconstruir un "Mini Teatro de la Trompeta". Pero NO HAY TROMPETISTA. Y si no se consigue uno, este nuevo teatrito también corre peligro de desaparecer. ¿Cómo terminará esta historia? ¿Será posible el final feliz o el mal volverá a vencer?

Este espectáculo formó parte del evento: 1° Festival San Pedro Clown





e-planning ad