Miércoles, 20 de Enero de 2016

De Serguei Prokófiev

En 1936, Natalya Sats y el teatro central infantil de Moscú encargaron a Sergei Prokofiev una nueva sinfonía musical para niños. Se intentaba cultivar el gusto musical en los niños desde los primeros años de escuela.Intrigado por la invitación, Prokofiev completó Pedro y el lobo en solo cuatro días. El estreno se produjo el 2 de mayo de 1936 y la acogida no fue buena. En palabras del propio autor: la asistencia fue pobre y no consiguió atraer mucha atención. Sin embargo, se convirtió en un clásico musical y didáctico en el mundo entero.






e-planning ad