Domingo, 17 de Enero de 2016

De Sarah Kane

Se trata del trayecto vertiginoso de cuatro existencias angustiadas por la soledad, la incapacidad de establecer contacto con otros, la incapacidad de amar y ser amado, el vacío y la culpa.
Sarah Kane nos sitúa en el terreno de su mente, un lugar en el que la lógica del espacio y el tiempo se fragmentan, generando una obra abierta a la creación de sentidos por parte de oficiantes y espectadores.

"Sarah Kane creó un teatro que intenta confrontarse a la ausencia de sentido del mundo, para que terminemos de inventarnos dioses y tiranos. Kane escribió un teatro para que, finalmente, alcancemos la libertad." Gaëlle Reynaud





e-planning ad