Martes, 31 de Mayo de 2016

De Gabriel Virtuoso

Revulsivo contra vampiros ¿Qué hacemos con los perversos?

“Cuando alguien está a expensas de otro, del que depende esencialmente y éste lo distraía o lo maltrataba; la situación tiene solo dos lugares posibles, dos roles, dos partes: víctima y victimario. Esa situación de encerrona es, sobre todo, pobre en opciones. Salir de la situación del maltrato nos remite al registro de los terceros posibles, de sus múltiples miradas. De las perspectivas que se abren tanto desde la ley como desde la ternura y la palabra.”

Síntesis Argumental

Cinco historias se van descubriendo y multiplicando vertiginosamente en esta obra que habla sobre la perversión en un código de comedia, casi como un infantil para adultos.

Desde el comienzo, Porca Prole intenta mostrar que ninguno de nosotros está exento de los actos psicópatas de los perversos. Una a víctima y su vampiro en una clásica escena de “chupa sangres”. La confusa relación entre un terapeuta y una demente. El hombre que carga a su padre muerto. Y por último, el extraterrestre que salva a la humanidad y pone “al nuevo Adán” en la encrucijada de: salvar a la especie humana clonando a “una Eva vampiro” (hecho que lo condenará a vivir víctima de la perversión) o hacer desaparecer a la humanidad definitivamente.
Multiplicidades creativas contra binarias opciones, parece el verdadero “revulsivo contra vampiros” que intenta esta obra.

“El pequeño mundo del vampiro y su víctima se cuenta en la obra como la síntesis de la escena de solo dos personajes, dos opciones o posiciones, en la que los terceros aparecen abriendo la situación. La abren desde la presencia que separa, generando la distancia necesaria para que se desplieguen acciones posibles como alternativas nuevas: la palabra, la canción y el conjunto. El coro abriendo el espacio en la escena cerrada de dos personajes.
La obra muestra la tristeza de la situación que sólo ofrece dos lugares posibles y la posibilidad de que los terceros no se incluyan únicamente como cómplices, sino como referentes de otros modos posibles de relación.
La ficción rasgada y el teatro en el teatro son herramientas para jugar una comedia de vampiros, de tragones de la alegría. De seres cuya función más vital es el goce ante la debilidad y su impulso más creativo es el del sometimiento. Seres para los que lo humano siempre es extraterrestre.
“Porca Prole”, habla de la proliferación, del contagio del vampirismo y de la creación de antídotos a modo de canción y conjuros de palabras nuevas y mágicas. Va de la captura triste a la fuga por medio del arte, de la alegría y de la multiplicidad. De la oscura encerrona, a la salida, mediante la ternura y la creatividad, funiculi, funicula.” Gabriela Villalonga

Duración: 75 minutos
Clasificaciones: Teatro




e-planning ad