Lunes, 25 de Enero de 2016

Las obras de Juan Trigos se caracterizan por salirse del realismo para poder mostrar la realidad. Un juego exagerado que sólo puede llevarnos a reflexionar sobre nuestras propias vidas y sobre el papel por el que nos hemos dejado llevar con el fin de olvidar que no sabemos quiénes somos. Sus obras denuncian las mentiras de la familia, la religión y la sociedad. El Ojo de Edipo, además, toca un tema en plena vigencia: el abuso de los curas a los niños. También presenta un tema tan humano como trágico: ante un hecho particular e importante, las personas tenemos que decidir qué papel tendremos en el curso de los acontecimientos. Esta decisión marcará el resto de nuestras vidas. Somos presos de un destino que nosotros mismo hemos hecho infalible.La dramaturgia de esta obra, cargada de poesía dramática, provoca una puesta en escena que yo califico como poema sobre el escenario.

Este espectáculo formó parte del evento: Décimo Festival Clandestino de Teatro Independiente





e-planning ad