Lunes, 18 de Enero de 2016

De Eduardo Rovner

Cuando se ausenta la pasión, el interés por el otro, y sobre todo el sentirse solo estando acompañado. De esto habla esta maravillosa comedia de E. ROVENER.

El personaje de Osvaldo, intenta contarle a su esposa Ana, que ha roto su vida cotidiana, no solo en lo laboral, mintiéndole al jefe que se sentía mal y se fue a caminar por Palermo, sino también está decidido a romper la rutina en sus largos años de matrimonio, para ello le revela que conoció en los lagos de Palermo a una mujer (Magda), que es viuda y sola, que no solo charlaron y tomaron un café sino que ademàs fueron a un hotel, ante la sorpresa y semejante confesión, Ana estalla en una furia incontrolable, sucitándose un conflicto donde aparecen todas las miserias, penas y soledades que cada personaje conlleva.

Esta comedia dramática busca conmover al público y provocar la reflexión de preguntarnos ¿La rutina y el amor son combatibles? ¿Cuáles son nuestros propios límites, para comprender que cuando se confiesa una infidelidad, no es una traición?





e-planning ad