Viernes, 15 de Enero de 2016

De Vanesa Molina

"El Bosque de Erebo", sintetiza los deseos de una niña de crecer rápidamente, la ansiedad protagonizada por toda una generación actual de pequeñitos, que visten, hablan, se mueven y hasta piensan como personas mayores. Con una ternura perdida, ésta pieza de ensueño, redescubre la inocencia de la edad donde las fantasías cobran vida. Esta historia nos sumerge en un mundo creado por y para los chicos, los códigos teatrales y de género, son posibles a los ojos de un niño que oculta su imaginación tras computadoras, televisores y video juegos. Ellos mismos son los que hacen que todo suceda, dan vida a cada muñeco y son el motor del barco que lleva a Chaveli la pequeña protagonista de 5 años a enredarse en maravillosas aventuras, con el único fin de "ser grande".

Junto a su amigo y fiel compañero Somper, Chaveli descubre un lugar asombroso. Donde las flores son gigantes y los árboles pequeñitos, todos los seres pueden hablar y la única humana que existe es Erebina, la viejita hechicera del bosque, que vive únicamente acompañada de su ayudante Raco, "un pájaro charlatán". Con el objetivo de crecer rápidamente Chaveli se enfrenta con sus propios sueños y pronto se da cuenta que tanto en éste bosque de fantasía como en la vida."nada es lo que parece ser".

Esta obra nos hace reflexionar acerca del valor del tiempo, de cada momento, la importancia de recorrer el camino y disfrutar del viaje en lugar de querer alcanzar la meta rápidamente y por cualquier atajo posible





e-planning ad