Miércoles, 27 de Enero de 2016

De Pablo Ragoni

Tres hermanos se juntan a jugar un juego en una casa nueva. Eran cuatro, uno de ellos esta muerto. Su lugar en el juego todavía existe: alguien tiene que jugar por él. Hace tres años que no se ven. ¿Es posible reponer un pasado?

ELEMENTOS QUE ENTRAN EN JUEGO

El Pasado
Un accidente, un caballo, una vaca, una sapo, un portero, un perchero. Los recuerdos, como fragmentos, van reconstruyendo la historia familiar. Mamá, la plaza, el mecánico, los cuadernos, la puerta angosta, las ruedas. Fragmentos que nunca dan cuenta de un todo sino que conforman la visión particular de cada uno de los personajes. Recuerdos hostiles, que la misma relación entre hermanos vuelve cotidianos. Siempre se recuerda en contra de alguien, poniéndose en un lugar protagónico en el recuerdo, el pasado es atravesado por un punto de vista: el propio.

El Accidente
El choque no esta claro, se ha perdido todo en la ruta, hay cosas que no se han vuelto a nombrar. No hay mentiras piadosas, no existe la piedad fingida, la piedad siempre es sincera.

La Música
Hay una canción que une a los hermanos, un tema en italiano. Dos de ellos no pueden bailarlo: el muerto y Manuel. Lorena y Nora lo bailan, todavía hay un roce de alegría mientras lo hacen.

El Juego
El juego como disparador de una historia común. De una historia rota, rota en cuatro partes, una parte esta muda, las otras tres callan. Desechos violentos de algo que no se encuentra más que en el fondo, enlatados en un pasado cercano. Desechos que vuelven, como piezas que se juntan, bajo la indiferente apariencia de un juego.





e-planning ad