Viernes, 22 de Enero de 2016

De Eleonora Eubel

Alemania 1940; Carl Orff compilaba y componía su obra más famosa, Carmina Burana mientras decretos y prohibiciones caían sobre el jazz, el swing y el baile. En ese marco, en uno de los ambientes más sórdidos de Berlín, Dorotea Lust, una sobreviviente al régimen, cantaba a Kurt Weill, Friedrich Holländer y Django Reinhardt en un mundo que se caía a pedazos.





e-planning ad