Sábado, 30 de Enero de 2016

De María del Carmen Muñoz

Erase una vez un duende que un buen día decide robar historias, cuentos y fantasías que guardan las memorias de los niños a la hora de dormir.
En el rincón del bosque donde vive las esconde en su almohada, disfrutando así de su precioso botín cada noche al irse a dormir.
Las historias y aventuras que nuestro duende va escuchando son las que conforman la obra; algunas narradas, otras con técnicas de clown, títeres, marionetas y canciones en vivo para que los niños disfruten y participen.
La duración de la obra es de aproximadamente una hora y la riqueza con la que cuenta la misma en sus distintas expresiones artísticas nos transportará a este mundo de juego, risas, sensibilidad y fantasía.





e-planning ad