Lunes, 18 de Enero de 2016

De Guillermo Farisco
Un hotel perdido en el interior de la Provincia de Santa Fé. Todo ha conocido mejores épocas, incluso los cuatro personajes de esta comedia negra.
Todo por el dinero. Un asesinato, un secreto bien guardado, y una aparición equívoca desencadenará el conflicto y mantendrá el suspenso hasta el final.
Amanita, una mujer misteriosa, se aferra a cualquier creencia, hasta de las que descree, para poder seguir viviendo y llevar adelante su plan.
Héctor, esposo de Amanita, es un hombre mediocre que vive en un hotel decadente que era de su suegra. Incapaz de realizar sus sueños, dominado y entregado a la rutina de un pueblo chico, intentará modificar su historia inducido por el extraño pasajero, Rolando.
Rolando, un embaucador, un fabulador del bienestar, busca por encargo un dinero sin saber a que se arriesga. Perla por su parte, mantiene un vínculo de conveniencia con los demás personajes, y ejerce un poder casi religioso sobre ellos.
El humor aparece en el contraste entre lo macabro y lo ingenuo, entre la densidad de lo que sucede con la liviandad de lo que se enuncia. En lo absurdo y en los equívocos. La avaricia uno de los siete pecados capitales ha sido tema elegido en este caso para retratar los bajos sentimientos que todos podemos albergar.
Llevado a la manera de grotesco y exacerbando lo impune que se gesta dentro de cada ser cuando se trata de intereses económicos, ALMAS ROÑOSAS recrea lo que puede generar la ambición de dinero aún en gente común a simple vista, tan parecidos a nosotros.

Este espectáculo formó parte del evento: Todos al Teatro 2004





e-planning ad