Sábado, 12 de Noviembre de 2016

Sobre la novela La señora Cornelia
Un hijo le hace preguntas a su madre en una entrevista previamente acordada.
Pero en ese ir y venir de las palabras descubre que no espera encontrarse algo ignorado.
El hijo advierte que ni siquiera le importa el contenido mismo de las respuestas.
Y que tal vez le sobran hasta las propias preguntas.
Sin embargo, la entrevista no se detiene ni ante la evidencia de su inutilidad radical.
¿Qué quiere entonces un hijo que no cesa de hacer preguntas?
¿Y qué quiere una madre, que no se cansa de responder?

Clasificaciones: Teatro




e-planning ad