Viernes, 15 de Enero de 2016

De Celeste Veleda

Agua dulce es la reserva de agua natural más grande del mundo, pero no se ve.
Allí, justo encima, un espacio inconcluso, un borde y un vínculo indefinido.
Un suelo del que todos alguna vez se van y otros corren por llegar. Donde se mezcla lo ajeno con lo propio y se transforman los idiomas en el aire.
Alguien traza sus límites por encima de sus miedos. Él no la entiende, pero le cree, e intenta salir todos los días. Ella encuentra excusas para no hacerlo.
Se abrazan. Las fronteras son líneas transparentes que separan.






e-planning ad