Miércoles, 20 de Enero de 2016

De Gastón Cerana

Una idea o postura ideológica pueden ser dichas de distintas maneras, por distintas voces. El límite sólo existe en la mente, y el compromiso ante la realidad política y social sólo se discute en el corazón de cada persona. La honestidad es el primer elemento con el que debe juzgarse toda manifestación, en este caso artística, que ponga en juego la relación de una persona con otros, con su realidad.
El humor, la danza, la música, son simplemente otros elementos de denuncia, pancartas y megáfonos amplificados a los oídos del público en forma de teatro. Radiomensajes es una forma más de repudiar las distintas maneras de alienación de las personas en la sociedad moderna.
Esta representación tiene como criterio fundamental el género del absurdo, tomando como propuestas surgidas desde el texto, la incomunicación y la alienación al sistema por parte de los personajes. Asimismo, el texto tiene claras referencias a los resultados de la aplicación del sistema capitalista (relacionado también con el gobierno y la actualidad, consecuencia de viejas decisiones), y cómo los ciudadanos se sumergen en la cotidianeidad del trabajo, del que pueden emerger, de alguna manera, con rebeldía.

Este espectáculo formó parte del evento: Ciclo TEATRO DEL PAÍS





e-planning ad