Sábado, 22 de Octubre de 2016

De Edgardo Dib

La obra y la nueva propuesta
La producción teatral de Florencio Sánchez (1875-1910) se caracteriza por una exposición naturalista de su contexto histórico y de un individuo atravesado por las circunstancias de una modernidad creciente y las coyunturas económicas-políticas. Pero la maestría de su pluma lo ha elevado a la categoría de “clásico” ya que su planteo humano, filosófico y socio-político ha trascendido lo meramente contextual. Este es el caso de Barranca abajo, considerada la mejor obra de Sánchez ya que su estructura dramática, el planteo y desarrollo del conflicto superan –respecto a sus otros textos– el cuadro de costumbres y sus marcas de estilo literario.

Ha pasado más de un siglo desde que aquel texto subió por primera vez a escena pero la desesperanza de la familia Carabajal sigue estremeciendo los cuerpos de los actores y emocionando al público. El desalojo, la pérdida del sentido de pertenencia y el quiebre de los vínculos familiares hacen que esta obra emblemática de la dramaturgia rioplatense sea un material vivo para nuestros días, reescribiéndose esta versión desde una mirada contemporánea.

El planteo temático desde la teatralidad de Sánchez es el que justifica la elección del material para este proyecto que no sólo conlleva fines artísticos sino también sociales. Poder “hablar” desde el arte sobre un flagelo tan actual como el desalojo, la pérdida de lo construido por el esfuerzo del trabajo y la fragilidad de las relaciones humanas es el objetivo que inspira esta puesta.

¡BarrancAbajo! habla de nosotros mismos, de nuestras desolaciones y de una familia en crisis. Allá, a principios del siglo XX o aquí, cerca, en este XXI. Para “entrecruzar” estos dos tiempos –el de Sánchez y el nuestro– se ha decidido por una puesta en escena en cuyos signos teatrales convivan lo contemporáneo y lo histórico.

Este espectáculo formó parte del evento: Ciclo TEATRO DEL PAÍS

Clasificaciones: Comedia




e-planning ad