Viernes, 18 de Marzo de 2016

Unos textos des-centrados en su propio corpus. Textos menores (Deleuze dixit). Un Perlongher autobiográfico, un Kafka humorístico (valga la redundancia) y, los límites de la literatura y la poesía, un Jamandreu devenido en monologuista y un Descartes, infatigable desde 1642, habilitando la duda femenina.

La primera duda (nuestra primera duda) fue: ¿serán teatrales? Pregunta nada retórica en el medio ambiente porteño. El pasaje al escenario (a los cuerpos de los intérpretes) mostró unas marcas lingüísticas y literarias otras, distintas de las habituales. Una vez en el espacio escénico, la imaginación (siempre física) se expandió. El sonido y los olores completaron la puesta en escena realizada por un team de directores dispuestos al trabajo conjunto estimulados por otros trabajadores del teatro.

¿Son escenas? ¿Son partes de una obra? ¿Es una performance? Son cuatro instancias de un (cuatro) recorrido(s) posible(s), creemos.





e-planning ad