Martes, 08 de Noviembre de 2016

De Carlos Ares

Otros de nosotros es una comedia dramática que transcurre en la época actual. En un barrio de clase media, al norte del conurbano de Buenos Aires, bajo el clima agobiante de un enero sobrecargado de calor y humedad, una pareja se prepara para recibir a un empresario francés al que deben convencer de la necesidad de sus servicios para asegurar las inversiones millonarias en un laboratorio. La temperatura, las gotas de lirio, el alcohol, el aire acondicionado que no funciona, todo lleva a sentir la sed, la seca sed de no se sabe qué. El aire se condensa y el vapor nubla el sentido.

El ánimo de los protagonistas alterna entre la insatisfacción y el malestar por verse obligados a suspender sus vacaciones y la expectativa por recibir a cambio un ingreso económico que les permita alcanzar una categoría social superior a la que aspiran pertenecer y de la que se sienten retrasados con relación a sus amistades.

En esas circunstancias, sobre esa realidad, propia de su círculo cerrado, de una clase, de una educación, de un ambiente que no deja de mirarse su propio ombligo, irrumpe otra, externa, extrema, dura, brutal, descarnada, de la que no estaban enterados y de la que siempre se sintieron ajenos.

El sismo de la novedad hace temblar las estructuras internas de los personajes y revela distintos niveles de conflicto: con sus creencias, sus normas éticas y morales, sus mandatos, sus ambiciones y sus deseos.

En el poco tiempo que les queda para resolver las contradicciones, se verán expuestos también al encuentro con una cultura y una necesidad radicalmente diferentes. Una exposición radial que alcanza a los protagonistas y a los espectadores. Todos, de alguna manera, seguramente se sentirán incomodados por ese "otro" que también somos, o podemos ser, y que nos pertenece. Cada uno verá, según se mira o se mire, lo que hasta entonces no veía o no quería ver. Con otros ojos. O con los mismos, pero desde otro lugar.

Clasificaciones: Teatro




e-planning ad