Domingo, 17 de Enero de 2016

De Matías Bassi

Espectáculo de monstruos. mundos imaginarios gigantescos, alimañas pestilentes, textos desubicados, personajes sacados de contexto, el humor cercano a lo absurdo, a lo obsesivo.
Dice la prensa:
"se lo observa tembloroso, ofuscado, claramente esta sufriendo el trabajo en vez de disfrutarlo, un exceso de intensidad, un discurso simple en palabras complejas, luego cambia y ya no es humano. es un conejo, un oso, un monstruo de difícil identificación, luego, unos viejos excéntricos, unos hombres perdidos en planetas desconocidos y otros... perdidamente enamorados. vuelve a cambiar y se lo ve feliz. parece que quiere hacer esto, exponerse ridículamente en función del teatro que lo contiene. es amenazante, sostiene la tensión hasta hacernos caer en cuenta que este SOLO individuo construye todo este universo fantástico para decirnos una cosa.
obviamente no se lo voy a decir. venga a ver este espectáculo y averigüe de que se trata. quien soy yo para hablar de teatro, ni mucho menos de alguien que no conozco. Independícese de la prensa, es sin lugar a dudas ese, el único concejo que le puede otorgar este humilde servidor."





e-planning ad