Lunes, 17 de Octubre de 2016

De Ciela Asad

Las primeras palabras que se pronuncian en la obra develan el escándalo del
cuerpo-botella de Sara arrojado al mar.

Un espíritu joven, piel de la poesía, de la memoria, arrancara a Sara todas
las pústulas del abandono, el abuso, el exilio, el desprecio, la
autoconmiseracion.

"Sin embargo a ella le crecían ramas.", proceso creativo de una mujer que es
todas las mujeres con las que crecemos las mujeres.

Aquella cuyo escándalo es creer en su palabra, cuyo espíritu no la dejara
huir hasta dejar allí el caracol-cadáver del miedo.

"Las tortugas corren hacia el mar para no morir.pero yo no era una tortuga."
Por eso será preciso nacer, una y otra vez, en procesos inconclusos, de ser
necesario, y encontrar la belleza en el intento..la celebración de nosotras
mismas.

Clasificaciones: Teatro




e-planning ad