Domingo, 17 de Enero de 2016

De Juan Carlos Moisés

En una época cualquiera, que es ayer y que es hoy, cuatro peones de un circo ambulante son abandonados en medio de la nada, olvidados, librados a su suerte, porque ya no son necesarios. Solo la risa podrá consolarlos un poco, pero la risa de si mismos, la risa del patetismo y de la angustia. La esperanza de estos seres inermes se transformara en una espera desesperada, la lucha en una inmóvil y ridícula, entre el presente que no tienen y el mañana que ansían.






e-planning ad