Miércoles, 20 de Enero de 2016

De Juan Cruz Bergondi

Si algo habría que advertirle, señor espectador, es que Dulce Desamparo es un espectáculo interminable, una risa incómoda y un llanto contenido. Si algo habría que aclararle, señor espectador, es que Dulce Desamparo es un viaje a través de un discurso, que es muchos discursos, que no conducen a nada. Dulce Desamparo es, como todas las cosas, señor espectador, una verdad y una mentira.
Dulce Desamparo respira al compás de un ángel y camina a partir del deseo.
Espectador, habría que advertirle, entonces, que si el ángel desea romper con todo esto y hacer de Dulce Desamparo su antojo, no habrá advertencia que valga la pena advertir.

Ficha técnico artística
Autoría:
Juan Cruz Bergondi




e-planning ad