Martes, 18 de Octubre de 2016

De Sebastián Villar Rojas

Si existiera la pastilla del amor eterno
¿con quién la tomarías?...
Un thriller que te mantendrá al filo de la butaca hasta el final

Marina quiere un departamento. Rafael, su novio, vende objetos de los 90'. Marina acaba de perder su trabajo de moza. Rafael nunca tuvo trabajo, pero tiene unas hermosas paletas de paddle en liquidación. Marina no lo ama, pero Rafael no lo sabe. Rafael la ama perdidamente, pero Marina preferiría que Rafael no se lo hiciera saber a cada minuto. Marina tiene una mejor amiga: Marga. Marga vive en el departamento de al lado. Marga ama a Rafael, pero Rafael la odia. Marina miente. Le miente a Rafael, pero no a Marga, que lo sabe todo. Sabe: por qué Marina está con Rafael si no lo ama, por qué Rafael no tiene padres, por qué no se llama Rafael, por qué hay un cuadro enorme de un pastor alemán colgado en la pared del living de Marina. Marina, en cambio, no sabe nada de Marga. Rafael, por su parte, no sabe nada de nada. Sí sabe: de accidentes aéreos y de DVDs truchos. Y de cómo esconderse de los Hermanos Arequipeños. La solución a todo esto puede estar en los clasificados del domingo, en el rubro trabajo. En la eficacia de un buen aviso que capte la atención de gente desesperada, pero con ansias de progreso, y llena de buenas intenciones.

Clasificaciones: Teatro




e-planning ad