Sábado, 06 de Febrero de 2016

De Jesús Nieto

“Para mi, ser invidente no es vivir en la oscuridad, porque la oscuridad es un color y yo no veo colores.
El mundo que yo veo es como mirar a través de un codo”

Mariu del Amo.

En un espacio en completa oscuridad, nos adentramos en el complejo mundo imaginario del interior de los sueños de Alicia. En él experimentaremos pequeñas historias perceptivas: Algunas divertidas, otras extrañas. Aventuras ordinarias y extraordinarias.
Recortes ordenados y desordenados de una irrealidad humana.
A través de sus sueños, conoceremos: Sus juegos infantiles y sus pesadillas, sus dudas y pequeñas felicidades. También el momento del diagnóstico y su pérdida de visión, hasta la C e g u e r a.
Viviremos en primera persona su derrumbe, sus barreras y el proceso de construcción de su nuevo mundo. Un mundo propio, rico y personal. Una nueva “realidad” paralela.
Al final de la experiencia los visitantes del sueño podrán “ver” su mundo. Una
instalación construida a partir del trabajo de investigación realizado sobre los sueños de personas invidentes.
Un lugar que reproduce lo que Alicia “ve”
Un cielo sin color, sin nubes, ni aire. El cielo a secas.





e-planning ad