Miércoles, 05 de Octubre de 2016

Con un lenguaje representativo de la danza contemporánea y rozando constantemente el absurdo, las escenas dejan colar con ironía distintas citas coreográficas como el swing, las danzas folklóricas, el “pogo” y hasta la ópera.

Tres protagonistas recorren el frenético acontecer de sus días. Desorientados, patalean, se besan, son tocados por la buena o mala estrella, y no terminan jamás pero jamás, de danzar la pasión y también su desdicha. Un cuarto personaje aparece por azar y altera los vínculos de este triángulo.

La suerte rompe la coherencia de los hechos, es una fuerza que se justifica por sí sola, no tiene autores, no puede rechazarse. Es un viraje en la narración de los acontecimientos.

Clasificaciones: Danza - Teatro




e-planning ad