Martes, 18 de Octubre de 2016

Había una vez en Avignon un señor llamado Antoine que en plena revolución industrial, donde los inventos estaban a la orden del día, quería inventar una novedosa máquina: la máquina de hacer dulces en serie.pero sus noches en vela eran en vano para descubrir el correcto funcionamiento del aparato. Hasta que su hijo, el pequeño Maurice, que poco entendía de ciencias, descubrió algo increíble.En el punto donde se detenía la ciencia comenzaba la imaginación, comenzaba esta fabulosa historia, la historia de Anton Pirulero.

Clasificaciones: Comedia




e-planning ad