Martes, 19 de Enero de 2016

Cuenta la leyenda que Ulises y sus compañeros de Odisea llegaron a una isla del norte de África. Sus habitantes comían la flor de loto, la dieron a los recién llegados, que la comieron con avidez hasta olvidarse de su patria.
La metáfora de esta historia dio pie a Jordi Corominas para escribir su poemario Los lotófagos, obra de 601 versos que articula y da título al espectáculo de Loopoesía 2013. El proyecto sigue con sus constantes multidisciplinares que presentan en el escenario una mezcla de recital poético, música mezclada, proyecciones audiviosuales y puesta en escena de las palabras del poemario, un todo que en esta ocasión partirá de un aeropuerto y desde una sala de olvidadizos y voluntariosos fumadores de opio abordará un recorrido donde el espectador hallará individuos y espacios más que hilarantes.
Entre los personajes del viaje encontraremos al crupier universal, al fotógrafo de los líderes, soviéticos retirados en Mataró, un frutero mod y un chino barman, la extraña banda de música Los Próximos y un sátiro afincado en el despacho de una escuela. Estos extraños seres nos transportarán, entre otros lugares, a la batalla de Berlín, el Kremlin, el parque de la Sagrada Familía, Lavapiés y a un mundo desconocido hacia la senda final que cierra el espectáculo, una propuesta innovadora que desde 2009 se ha configurado como
una de las apuestas poéticas más innovadoras y arriesgadas del panorama actual.
Los lotófagos es el quinto espectáculo anual de Loopoesía. Está propuesta, que cada año se renueva para intentar acercar los versos a la gente de manera original y atractiva, escénica tiene ya un largo recorrido que hace de su espectáculo un perpetuo campo de pruebas y experimentación. Jordi Corominas juega con los ingredientes de su receta para configurar un show que nunca es igual desde sus premisas multidisciplinares y una actitud positiva que desprende un sinfín de energía en las tablas.

Ficha técnico artística
Actúan:
Jordi Corominas




e-planning ad