Sábado, 16 de Enero de 2016

“Pelos de gallina” cuenta el trajinar de cuatro hermanos. Descendientes de una familia aparentemente centroeuropea, aparentes músicos, aparentes artistas trashumantes se desenvuelven en busca de su lugar en este mundo globalizado.

Chiqui Reynoso, Antonio Calvar, Rody Kohanoff, y Charly Diez Gómez son en ese orden: Yon (el mayor, autoriatario y despótico jefe), Pol (su obsecuente acólito), Piter (el tímido y romántico soñador) y Charli (el menor e imprevisible baterista sordomudo) en suma, los cuatro hermanos Singer, insólitos músicos del alto subdesarrollo. El esquema de la propuesta está basado en siete unidades, un número cabalístico si se tienen en cuenta las siete notas musicales, los siete pecados capitales, los siete días de la semana, setenta veces siete o los siete enanitos...

El humor de Los Trisinger abreva en las fuentes de la risa y el cine mudo, eludiendo el facilísmo, lo chabacano y lo agresivo, generando situaciones insólitas, plenas de gags sorpresivos e inesperados.A lo largo de hora y media estos cuatro hermanos de ficción desarrollan una historia con un final delirante e inesperado.

Este nuevo espectáculo esta dedicado a quien fuera en vida nuestro entrañable amigo y querido representante Eduardo Riom.

El intrigante título, es un homenaje a su singular manera de analizar nuestros espectáculos. En ocasión de ver un ensayo, se refirió al mismo diciendo "Ustedes me ponen los pelos de gallina". Al no saber si lo que quiso decir era que le ponía los pelos de punta o la piel de gallina, le sugerimos que por favor nos aclarara el concepto, a lo que respondió contundentemente: "Y... No es como cuando fui a ver Romero y Julieta, una obra sin pies ni gollete, en cambio con esto que acabo de ver, vamos viento en coche". Es probable que desde algún lugar del espacio infinito, nos este observando y seguramente diga sin contemplaciones: "¡¡¡Fuerza Bandijas!!!"




e-planning ad