Martes, 19 de Enero de 2016

Monologuista como pocos, sus narraciones describen hechos y personajes simples de la vida cotidiana, ganados por el asombro de las cosas que les suceden.

Historias marcadas por la importante brecha entre el antes y el ahora. Las diferencias de paisaje entre la ciudad y el campo. Conocedor de usos y costumbres.

Porque el humor del Gato Peters es el humor de un tipo que uno se encuentra a la vuelta de cualquier esquina, o mejor, en la mitad de cualquier camino.

Insiste en pintar las cosas hasta que uno se encuentre siendo parte de esa misma postal ("Esto a mi me pasó, esto yo lo pensé"), y su poder de observación, nos asombra y nos causa risa cuando nos damos cuenta que somos los actores de esos detalles cotidianos.

Duración: 80 minutos




e-planning ad