Lunes, 17 de Octubre de 2016

De Ricardo Talesnik

Argentina. Década del ´70. La democracia ha sufrido una nueva frustración. La sociedad regida por pautas rígidas impide usufructuar libertades individuales. Ejercicio severo de la autoridad. En ese marco observamos las fantasías que tiene sobre sí misma la clase media; máscara social vs. rostro íntimo; modelo de vida propuesto vs. realidad cotidiana; expectativas propuestas vs. propias vivencias: lo que “debo” hacer porque me lo dicen vs. lo que “siento que debo” hacer libre y responsable.

En este contexto social se halla inserta la familia conformada por Carmen y Julio Siri, y su hija, Lidia. Dos generaciones con características particulares y claramente diferenciadas con respecto a otras generaciones que vivieron otros períodos históricos. La nueva cultura juvenil tiene como base, fundamento y punto de apoyo el concepto de libertad e igualdad.

La máscara social de los padres peligra frente a la situación límite que planteará Lidia instalándose así la lucha denodada de los padres por mantener dicha posición y no hacer visible el verdadero rostro. Vanos esfuerzos, tal vez, ante una realidad que los supera. Pero magistralmente Ricardo Talesnik (el autor) -al entender de esta puesta- les da un carácter grotesco a los progenitores en el devenir de la acción, ridiculizándolos casi y así la pieza resulta – de manera engañosa- menos dramática. (Entendiendo que el grotesco surge cuando el individuo quiebra la unidad de carácter y queda en evidencia el dualismo de vivir y verse vivir)

En un marco de situaciones cargadas de hipocresía, egoísmo, cinismo, codicia y abuso de poder, Lidia deberá decidir. No será fácil. Los modelos propuestos por los padres y por Jorge, Paco y Millán, ¿afectarán o no su elección?

Hemos considerado que ambientar esta puesta en los años ´70 nos da la posibilidad de mirarnos desde el hoy y ver si hemos cambiado en algo; si aún predominan los “debo hacer” que nos alejan de ser libres o somos libres responsables de cada uno de nuestro hechos.

ME ENSEÑARON TODO MAL (Julia Zenko)

“Me enseñaron todo mal, me contaron otra historia,
Me llenaron de palabras, que aprendieron de memoria.
Los deseos controlados, los recuerdos del pasado,
Y el temor a los que digan los demás.
Me enseñaron todo mal, siempre había algún pretexto,
Pero nadie me explicaba de una vez, lo que era el sexo,
Para parecer normal, yo debía ser igual,
A los que me han enseñado todo mal. (…)”

Duración: 105 minutos
Clasificaciones: Comedia




e-planning ad