Lunes, 17 de Octubre de 2016

"Podemos ver una película, una obra de teatro. Leer un cuento, una novela. Podemos hablar.Pero si no lo vivimos no sabemos lo que realmente es: el dolor, el miedo, la locura".

PALABRAS DEL AUTOR

Creo que más allá de símbolos y legitimaciones, los recluidos en los hospicios, fueron marcados como chivos expiatorios de la alineación natural de una forma de vida, de producción y de cultura. Están condenados a expresar con sus cuerpos, la fragmentación de la vida, la quiebra de la antigua unidad social, la pérdida del amor como base de la familia, la sustitución de la fraternidad por el egoísmo y la competencia despiadada en las relaciones que tejen los hombres.

Día a día, asistimos al entierro de la emoción, del asombro y de los mejores elementos constitutivos de la condición humana, que son reemplazados por una situación de la injusticia generalizada. Allí emerge el loco del hospicio, como ofrenda humana, única y sensible.

Clarita, (LA LOCA), está siempre a la espera: y siempre al acecho. A veces, muy pocas veces, desnuda sus sueños a gritos, reacciona con odio y violencia. Entonces la sociedad le contesta a su locura, con la razón y el orden. La consigna general es: "Hay que preservar la paz social".

Ella intuye, presiente el peligro de quedar recluida para siempre, atrapada entre esas cuatro paredes del hospicio. "Las tumbas psiquiatricas", donde los locos se mueren en vida, enfrentando un destino siniestro de pasividad, que adelanta la muerte.

Y Clarita denuncia a borbotones lo ficticio y clama, en la soledad del hospicio, por volver a un mundo humano, (incluso el mundo de Marcela: "LA AMIGA"), donde no sea un crimen la ilusión de volar como los ángeles, o el deseo de ser amada eternamente por el Juan. Busca desesperadamente sobrevivir, refugiándose en un estado de inocencia, volviendo a creer en la eficacia del deseo y los sentimientos.

Y Clarita desde su sufrimiento y en las peores condiciones de encierro, nos está diciendo que es posible seguir creyendo en un mundo más humano y más justo.

Clasificaciones: Teatro




e-planning ad