Jueves, 21 de Enero de 2016

De Franz Kafka
El topógrafo K. mientras trata de cumplimentar sus tareas en el campo, está siendo perseguido por las autoridades que residen en el cercano castillo. K. no sólo tiene una dura tarea tratando de saber cuál es el verdadero encargo por el que fue comisionado, sino que nunca llega a conocer a aquellos que dan las órdenes supremas. Corre así en círculos hasta que se da cuenta que vino a este lugar sin ninguna razón y que estará atrapado para siempre. El espectáculo se concentra en las escenas en una taberna, y sugiere, que K. nunca se juega para llegar al castillo. El Teatro de “Nottara” está abocado en este espectáculo a investigar la relación entre los objetos y el fenómeno de la “persistencia de la visión” del observador. Los objetos como unidades elementales que se relacionan para servir como fuente de significado. Cualquier forma “ilustrativa” debe ser evitada, ni debe aplicarse tampoco la sugerencia o una realidad artificial. El teatro crea una red de objetos en la que la reacción del actor es el médium. El objetivo es la forma pura, sin ninguna otra influencia que el arte del actor. Construyendo con estas premisas, se crea un mundo minimalista, de interacciones no lineales, sin hacer caso de implicaciones morales, en el sentido de la visión estética de un grupo laboratorio.

Este espectáculo formó parte del evento: Experimenta 6 Teatro





e-planning ad