Miércoles, 19 de Octubre de 2016

De María Florencia Calvino

Todo en la vida nos atraviesa, nos deja marcas en el cuerpo. La relación entre una madre y una hija deja marcas también. Deja huellas que quedan impresas, grabadas en todo su ser, que pueden ser leídas en cómo se mueven, como reaccionan, como aman, como odian, como viven.Las huellas pasadas permanecen en un presente que se desdibuja, en un tiempo que se presenta confuso, donde lo cronológico desaparece, donde los seres quedan atrapados en un vivir y revivir una relación que los marca, en un vivir y revivir una huella que los acosa, que los persigue. Una huella que no los abandona."

Este espectáculo formó parte del espectáculo: Intimidad Expansiva + MIO.tro

Duración: 20 minutos
Clasificaciones: Danza - Teatro




e-planning ad