Viernes, 04 de Noviembre de 2016

De Jean-Luc Lagarce

Un sitio cualquiera de provincia donde se acaba de representar una vez más, el gastado repertorio de la compañía. Entre trastos y bastidores, estos seres desamparados, agotarán estrategias tanto para marcharse como para continuar juntos.

Ellos salen de escena. Son artistas, actúan, es lo que saben hacer.
Vagan erráticamente en medio de una Europa amenazada por la guerra. Están cansados, decepcionados de la vida que llevan, piensan cada noche que deberían renunciar, huir, abandonarlo todo.
Sin embargo, esta noche no es una noche más, hoy se celebra un acontecimiento importante: la hija mayor de la propietaria de la compañía se comprometerá en la trastienda con uno de los actores. Una vez casados, él será el nuevo director, juntos tomarán las riendas de esta empresa y habrá continuidad.
Al fin de cuentas, yendo a otras ciudades aún pueden pensar en algo, porque agotadas todas las posibilidades, no pueden quedarse aquí, sin querer nada.

Este espectáculo fue realizado con el apoyo de PROTEATRO y el FNA y el auspicio de la Embajada de Francia en Argentina.

Co-producción: Querida Elena sencillas artes

Todo sobre el autor y su obra

theatre-contemporain.net

Sobre Nosotros...

Teatro como en el teatro: Nosotros, los héroes // Crítica caliente // Juan Leonardo Isquizar (04/03/2013) Asistimos durante todo el espectáculo a los retratos de cada uno de estos personajes hasta identificar y conocer a cada uno de ellos. Estos actores ensayan el próximo repertorio, piden beneficios sociales, se celan, se cuidan, proyectan giras, se atacan, y se aman en secreto. Lagarce dibuja, a la manera de El Diario de Ana Frank un diseño de contrastes entre la vida, siempre explosiva, siempre cambiante, y un entorno de guerra, peligro y muerte. Mónica Benavidez elige poner distancia entre el espectador y la efervescencia de las situaciones, y vemos la obra como quien contempla una vieja postal europea.

Nosotros, los héroes // Silvina Brandana // Pidma. (25/03/2013) IMÁGENES DE LO INVISIBLE - SÍMBOLOS DE LA EXPERIENCIA
El mundo como sueño. Un homenaje a los sueños y a las locuras de la gente de teatro.
La poderosa imagen que inicia transformaciones de la Luz interior, la fragilidad, la utopía que los anima, el miedo al hambre, el arte que los contiene y los une a la vez, la incertidumbre, el dolor y las inseguridades, todas son las imágenes de la psicología espiritual del mundo teatral, donde se ve una vida divertida como triste. Son nómades en continuo viaje hacia la vacilación

Nosotros los héroes // Pan y Teatro // Moira Soto (01/12/2012) En uno de los frecuentes aciertos de esta puesta, al comenzar el espectáculo, los diez personajes (la madre y directora general, sus dos hijas y su hijo, el abuelo, Raban y Max, el señor y la señora Tschissik, la señorita administradora), es decir, la compañía en pleno irrumpe en tropel en el escenario, como una masa simbiótica. Y poco a poco se van despegando en ese espacio desolado, suerte de depósito abandonado o de buhardilla en desuso. La primera que toma la palabra es la Madre (no olvidar que la obra se subtitula “versión sin el padre”) para hablar ¡de la acústica del teatro donde acaban de actuar! Aunque ella es la que impone la ley en los rubros prácticos laborales y comerciales no logra dominar a la tropa, cada uno de los personajes va revelando sus sentimientos secretos, sus vacilaciones, sus deseos, en tanto que se tejen y destejen vínculos, una zona que le interesa particularmente a la directora y que maneja con gran intuición y sutileza.

Héroes signados por el dolor // La Nación // Carlos Pacheco (25/11/2012) El autor francés construye un material sobre todo de personajes. Donde cada uno deberá expresar quién es en pocos momentos y hacerlo de manera muy contundente. Cada una de sus conductas debe referir esa conmoción que parece superarlos a cada instante. Pero el arte los contiene, a su manera y, entonces, pueden salir adelante, de manera dolorosa, es cierto. La dirección de Mónica Benavidez es muy cuidadosa a la hora de dar el marco ideal en el que esa acción transcurre. Consigue climas muy ajustados y hasta ciertas tensiones, que asoman en las relaciones de los personajes, se exponen con elocuencia. El espectador logra aprehender con fuerza esa singular situación de devastación en la que crecen esas criaturas.

El mundo se desmorona, ellos siguen actuando // Javier Arroyo // Revista del Abasto (23/11/2012) Todo lo que sucede en esta ficción que tan bien plantea su autor transcurre durante una sola noche en la que se celebra el compromiso de dos de los integrantes de esta troupe. Mónica Benavidez, como la responsable total de esta propuesta ha sabido encontrar en la música uno de los sostenes fundamentales de este espectáculo. Y que mejor que el marco de una celebración, que la misma obra plantea, para poder allí tomar ese elemento constructor de sentidos como lo es la música y ponerlo al servicio de este juego. Estos momentos musicales de esta versión de Nosotros, los héroes es uno de los mayores aciertos de esta propuesta. Tiñéndolo todo, mientras suena ese acordeón o se desgranan algunas canciones, de una cierta melancolía que le otorgan a este relato el tono que el mismo necesita para poder enmarcarse en su necesaria singularidad tanto temática como emotiva que el mismo necesita.

Nosotros, los héroes // Didascalias Crítica Teatral // Jorge Paolantonio (08/11/2012) La interacción compleja de estos diez seres configura una trama que debe examinarse a la luz de los diálogos particulares y en la escenas de conjunto. Estas se alternan en una urdimbre de la que nadie parece salir indemne. Entre todos deben decidir el destino de la compañía. Pero los individualismos reprimidos empiezan a perder su mordaza a medida que la obra avanza.

Muy buena versión del autor Jean-Luc Lagarce // Fado Argentino (22/10/2012) La Segunda Guerra Mundial que se aproxima y cambia la visión de los actores, ya que al hacer obras por las provincias, saben que la guerra los va a alcanzar en algún momento y les va a cambiar de alguna forma la vida. Y en torno a los conflictos que se van generando en la noche en que se comprometen dos de los actores, no falta la inevitable música, dando cuenta de los estados de ánimo por los que pasan en distintas situaciones.
Suena un acordeón, alguien toca una guitarra, se escuchan canciones judías y no falta la ocasión para escuchar un fragmento del fado "Saudade vai-te embora" (Saudade, vete) en la voz de María Laura Rojas.
Excelentes también las actuaciones de Emma Rivera, Paloma Santos, Lucía Lerendegui, Galo Ontivero, Leonardo Ondierna, Walter Rosenzwit, Rafael Lavin, Sylvia Tavcar y José Márquez, dirigidos todos ellos por Mónica Benavidez.

Somos los que somos // El Caleidoscopio de Lucy // Daniel Gaguine (20-10-2012) Por otra parte, se aprecia una observación sobre la conducta de los artistas que discuten sobre arte cuando las bayonetas están golpeando las puertas de los teatros, sin discriminar el carácter artístico del actor en cuestión. Al respecto, el texto es riquísimo con sus palabras e ideas desperdigándose a lo largo de una puesta de alto nivel. La escenografía y el vestuario constituyen dos puntos relevantes en tanto son primordiales para que la puesta llegue a buen destino. La precisión de los momentos musicales constituye perlas de sentido, en si mismas.

La gira interminable // Revista Viva // Eugenio Maestri (Edición impresa) (14-10-2012) El texto del enfant terrible francés Jean-Luc Lagarce cuenta con un elenco que le pone el cuerpo a una obra nada complaciente sobre el mundo de las compañías de teatro itinerantes.

Poética versión de un bello Lagarce. Cuando el destino los alcance // Revista Veintitrés // Luis Mazas (03-10-2012) Es teatro característicamente francés, donde las palabras pesan por sí mismas, trascienden los personajes sin restarles emoción pero multiplicando el sentido de lo que dicen. Aun el diálogo refleja la delectación discursiva del autor que vuelve una y otra vez sobre las mismas ideas que los personajes repiten. Una retórica atractiva y subyugante si se la sabe temperar y poner en justo registro escénico y actoral, como en este caso hace Mónica Benavídez. Versión y adaptación, puesta en escena, aciertan en el inestable oscilar entre lo real y la fantasía, lo posible y lo inverosímil, inmersos en una mirada consistente. Estéticamente es por igual bella esta traslación; tanto mejor en la lograda amalgama coral que Benavidez imprime a su homogéneo grupo. Algo poco usual hoy en las puestas porteñas donde cada actor parece imponer su propia marca diferenciada, como si fueran todos solistas y no un conjunto armónico.

Nosotros, los héroes // Show OnLine // David Bogado (03-10-2012) Nosotros, los héroes es una propuesta más que recomendable para los amantes del buen teatro.

De la estirpe de los héroes // Espectáculos de acá // Beatriz Abelleira (30/09/2012) La escenografía nos instala en un revoltijo de objetos, colores y formas apiladas sin ton ni son. ¿Será el modo de representación del lugar que ocupa la realidad en la vida cotidiana de los actores? Es posible que esta escenificación intente decir que la vida verdadera de un artista es en su obra. No es caprichosa esta puesta en ese sentido. Pone en escena una de las ideas estructurantes del pensamiento del autor, Jean Luc Lagarce.

Nosotros, los héroes // Revista Archivos del Sur // Araceli Otamendi (27/09/2012) La obra gira alrededor de una compañía teatral, que en un lugar cualquiera de provincia, en Europa, acaba de representar el gastado repertorio. Luego de la función, entre trastos y bastidores, el grupo de actores y actrices, cansados de la vida que llevan, piensan que deben abandonar todo y marcharse. La guerra está cerca y el clima de la obra lo atestigua, es un anticipo de lo que vendrá.

  • Nosotros, los héroes (versión sin el padre)Nosotros, los héroes (versión sin el padre)
  • TRAILER NOSOTROS, LOS HEROESTRAILER NOSOTROS, LOS HEROES
Duración: 90 minutos
Clasificaciones: Teatro, Adultos




e-planning ad