Jueves, 14 de Enero de 2016

De Fernando González
Lo severo y vertiginoso del tiempo, acorrala nuestros sentidos y nos propone el único camino posibledentro de un juego ficción-realidad, del que ya olvidamos las reglas. El Crujido es, a la vez, el sonido inminente de ese caprichoso olvido, y, muy lejos de una pretenciosa moraleja, El Crujido, es la ausencia de nosotros.




e-planning ad