Jueves, 01 de Diciembre de 2016

De Cristina Merelli, Eugenia Levin

"La marca en el orillo" esta basada en la vida de Victoria Montenegro, hija de Toti Montenegro y Chicha Torres, militantes del ERP secuestrados y desaparecidos el 13 de febrero de 1976. Gracias a la lucha de las Abuelas de Plaza de Mayo, Victoria apareció en el 2000 como María Sol Tetzlaff Eduartes, hija de un Coronel del Ejército, quien fue el responsable de la desaparición de sus padres y de su apropiación.

A partir de su restitución comenzó un camino de muchas contradicciones pero, como la sangre es más espesa que el agua, pudo nacer de nuevo a la vida de Victoria, la que soñaron sus padres. Pudo entender la lucha de las Abuelas, y participar de ella, con el objetivo de que hasta el último nieto sea recuperado.

Música en vivo y en directo a cargo de Esteban Morgado en guitarra y Quique Condomí en violín

Como llegamos aca? Trataré de ser lo mas breve posible..

Mi nombre es Victoria Montenegro y soy hija de Toti Montenegro y Chicha Torres. Mis papás eran militantes del ERP y a pesar de que ambos eran salteños, como producto de su militancia, yo nací en Buenos Aires. Compartimos trece días como familia hasta que un operativo, el 13 de febrero del 76, nos dejo a los tres como desaparecidos. Aparecí a los 25 años como María Sol Tetzlaff Eduartes, hija de un Coronel del Ejército, quien fue el responsable de nuestra desaparición y de mi apropiación con un previo paso por la comisaría femenina de San Martín y posterior bautismo en Campo de Mayo. A partir del 2000 fecha de mi aparición, comenzó un camino de muchas contradicciones. Fue algo complicado rearmar una vida en la cual ya había un esposo y tres hijos. Pero lo más complicado fue rearmar mi propia existencia y entender que la persona que tanto amaba y quien para mi era uno de los héroes mas grandes de nuestra Patria, era en realidad quien termino con mi familia y quien me imposibilito crecer en mi verdadera vida.

Llevó tiempo, pero como la sangre es más espesa que el agua, pude sortear todas las contradicciones y nacer de nuevo a la vida de Victoria, a la que soñaron mis papás. Pude entender que las Abuelas, no eran esas viejas locas a las que tanto me habían enseñado a odiar, sino las mujeres más hermosas del mundo. Las que después de mucho luchar me devolvieron la Identidad, esa identidad que me permite decir mi nombre, reconocerme y diferenciarme, esa Identidad que me permite tener compañeros, sentirme parte de una lucha colectiva que no va a parar hasta que logremos esa Patria que los 30.000 soñaron y hasta que recuperemos al último nieto, para que pueda estrenar su nombre, su historia y este orgullo que nosotros, los que ya aparecimos, podemos tener. Por ellos, estamos más felices y fuertes que nunca.

Hasta la Victoria Siempre!

Victoria Montenegro

Este espectáculo formó parte del evento: Teatroxlaidentidad 2012

Duración: 60 minutos
Clasificaciones: Teatro




e-planning ad