Domingo, 17 de Enero de 2016

De Roberto Gianola

Dándole grandes toques de humor, a una problemática matrimonial.
Con un diálogo cruel y violento que se entabla la noche del casamiento del único hijo, entre los miembros de este matrimonio desavenido, alcanza, por momentos, admirable estatura dramática. El es un humilde carpintero, que se pasó la vida sacrificándose por el hijo, sin más aspiraciones que las de juntar plata y defender, aunque de manera equivocada, la integridad de su familia.
Ella vive con el modelo familiar heredado de sus progenitores y sólo se ha ocupado de Oscar, su hijo. La confusión, la falta de alegría, el temor a enfrentarse a la vejez sin el hijo que acaba de casarse, el resentimiento acumulado durante años, las frustraciones y el dolor que producen ciertas verdades, se dan cita en una noche. La noche que por fin deciden hablar y dan vuelta el tacho y sale toda la basura.
Todo esto se vive con un humor increíble en el que el espectador no parará de reir desde el principio hasta el fin.





e-planning ad