Jueves, 21 de Julio de 2016

De Pedro Gundesen

Argentinien se desarrolla en Arizona, una desolada estación de tren a la que llegará un nuevo jefe, Stefan. El personal estable -Lidia, Fortunato y el Rusito- lo espera con una mezcla de esperanza y temor en ese frío y remoto paisaje del que son parte. Transcurren los años del primer gobierno de Perón, tiempo de la nacionalización de los ferrocarriles. Es esta la anécdota que desencadena la acción de esta obra que propone un material de rica teatralidad.

"Nací en 1975 -cuenta Pedro Gundesen- en un pueblo nacido, a su vez, de una estación de tren. Hace más de veinte años que en esa construcción no se ha visto frenar a un tren o a pasajeros esperando con su boleto en la mano. En la árida Arizona -continua el joven autor- última estación de uno de los ramales de la Argentine Pacific Railways, sucede lo mismo. Un tren trae siempre esperanza y la estación es el lugar físico donde cuaja. Es allí donde transcurre Argentinien con personajes que no están sino que son solos, y que permanecen en un andén a la espera de la llegada de un asombro. La obra -concluye- habla de la incomunicación humana, en un contexto bisagra en la historia Argentina".

Clasificaciones: Teatro




e-planning ad