Jueves, 21 de Enero de 2016

De Ana Ibarra

La versión introduce, en el clásico tema un esquema diferente, donde el interés en la complicidad está presente. Un lobo y un cuervo extremadamente simpáticos, al introducirse en el mundo cándido de Caperucita Roja, prometen de hecho una serie de disparatados arreglos muy disfrutables.

GRUPO T.EXA.S





e-planning ad