Martes, 18 de Octubre de 2016

La mesa está servida. Suena una música. Los Bertozzi toman la sopa y se ponen a cantar. Bailan un poco, algo los hace reír. Y de pronto, caen. Descienden vertiginosamente hacia el fango, la cloaca que yace en el fondo del alma y cuya existencia el hombre ignora o no se anima a confesar. Ya no hay retorno. Reservar con anticipación al 4854-2625




e-planning ad