Martes, 19 de Enero de 2016

De Sebastián Duarte, Pablo Siroti

Ricky se encuentra frente a la decisión de quitarse la vida, va a saltar por esa ventana, eso lo sabemos, pero antes de hacerlo nos va a interpelar y se va a interpelar buscando una respuesta a la eterna pregunta, pues él como todos los hombre le teme a la muerte y cuestiona su lugar en el universo. Ricky está muerto, lo dice su remera y los hechos concretos, pero regresa para lanzarnos a la cara sus contradicciones y su mirada rebelde y valiente. Es un poeta punk y sabe que su tarea es no es sucumbir a la desesperación, sino buscar un antídoto para el vacío de la existencia. Pero en el rock comulga con la idea de dejar un cuerpo joven y un mito vivo en las calles.
El reviente es una especie de muerte y el que se mata no se muere, pues la intensión de todo artista no es la de morir, es la de vivir para siempre en ese universo que llama "su obra". Ricky lo sabe y sin duda lo consigue.






e-planning ad