Viernes, 15 de Enero de 2016

De Carlos Bé, Gaston Core

Joe Orton y Keneth Halliwell se conocieron en la Real Academia de Arte Dramático de Londres, donde cursaron los seis primeros meses de estudios. Decidieron entonces ir a vivir juntos, como amantes, en un pequeño estudio del número 25 de Noel Road. Nunca más volvieron a salir. Pertenecen a una generación de jóvenes marginales que buscaban encontrar un lugar en la rígida sociedad inglesa de los años 60. Joe y Keneth eran artistas, pero sólo uno de ellos consiguió el éxito. Sus frustraciones y una relación de dependencia a todos los niveles los llevaron hasta la muerte. Según informó el forense Keneth mató a Joe con nueve golpes de martillo en la cabeza el 9 de agosto de 1967. A continuación se mató. Fue el primero en morir. El cuerpo de Joe todavía estaba caliente cuando los encontraron.

Carlos Be relee la historia de estos dos personajes conocidos dentro del ámbito del teatro, quizás porque su propia vida era como vivir dentro de un teatro donde todo giraba exclusivamente en torno a la confrontación salvaje del uno con el otro. Dónde el uno no existe sin la confirmación del otro, porque son parte de una misma acción que es la lucha por la libertad a través del sometimiento del otro. Donde estos personajes no son otra cosa que dos fuerzas destinadas a extinguirse y que colisionan para sentirse vivas tan sólo un momento.

En esta interpretación del texto de Carlos Be, los dos personajes se encuentran en un paraíso infernal, mezcla de cielo y purgatorio, eterno, cíclico y repetitivo donde vuelven constantemente para buscar las causas de sus miserias. Se convierten en ideas, las ideas que uno tiene del otro, la mirada que uno impone sobre el otro. Están condenados a dominar y ser dominados, a violar y maltratar al otro para seguir viviendo, para no olvidar quienes son ni quienes fueron.





e-planning ad