Lunes, 07 de Noviembre de 2016

De Diego Brienza, Laura Fernández

Un grupo de médicos/científicos son los encargados de cuidar y estudiar desde hace años a un niño con algunas características particulares.
Ellos mismos serán los encargados, en esta oportunidad, de exponer el origen y consecuencias de esas singularidades.
Durante la exposición se incluirán relatos de la vida del niño narrados por sus familiares y otros profesionales.

Las reservas sólo serán conservadas, indefectiblemente, hasta 15 (quince) minutos antes de la función. Pasado ese horario caerán dichas reservas.


El niño con los pies pintados ha sido destacado por los premios teatros del mundo 2012 en los siguientes rubros:

Dirección: Diego Brienza

Actor: Marcelino Bonilla

Dramaturgia: Diego Brienza y Laura Fernández

Iluminación: Sandra Grossi

Escenografía: Cecilia Zuvialde

El niño con los pies pintados ha sido nominado por los premios María Guerrero 2012 en el siguiente rubro:

Autor argentino: Diego Brienza y Laura Fernández

Algunos comentarios acerca de El niño con los pies pintados

A veces, el teatro emociona. Otras veces invita a la reflexión. Otras nos anima a ser mejores. No muchas veces nos reconcilia con la humanidad. No es frecuente que sea esperanzador, y mucho menos sanador. Pero muy pocas veces es todo esto junto. Por eso es necesario detenerse, destacar, celebrar, alentar y recomendar cuando todo eso es generado desde una obra de teatro. Anoche se realizó la primera función de El niño con los pies pintados. No me referiré a ella, pues publicaré oportunamente una nota, cuando esa obra sea la tapa y sección principal de la edición de junio de la revista Montaje Decadente. Pero sí aliento desde ya a ir a verla. Si es que "ver" es un verbo que le haga justicia a la acción del público cuando el teatro es muchísimo más que un espectáculo.

Lucho Bordegaray, montaje decadente

Muy buena. ..El niño con los pies pintados es una obra digna de ser vista, oída, sentida, transitada... Una propuesta que aborda un tema álgido, con una originalidad que sorprende y magníficas actuaciones.

Jazmín Carbonell, diario la nación


Con dinamismo, belleza y sencillez, El niño con los pies pintados no alecciona; cuestiona con elegancia. Y ese es uno (más) de sus muchos logros en escena.

Guadalupe Treibel, las doce, página 12


Muy pocas veces aparece un espectáculo que provoca el siguiente corrillo: "andá a verla que parece que es la obra del año". Este boca a boca se refiere generalmente a espectáculos que prueban algo diferente a la estética de "lo que se usa" en el teatro independiente y que al principio sólo unos pocos tendran acceso, para luego convertirse en un espectáculo de culto. Y toda esa promesa se cumple con el Niño de los pies pintados. Un imperdible.

Ana Durán, inrockuptibles

El niño… es una producción de esas que trascienden, o al menos debería hacerlo...Fabulosa es la manera en que el director vuelve visible a los ojos lo que sucede en la cabeza del joven...Aquí el texto, pieza movilizadora si las hay, es obra de Brienza y Laura Fernández, quienes a partir de un caso verídico supieron plasmar con belleza y cuidado una situación repugnantemente recurrente.

Leandro Ibañez, revista llegás


El genial texto de Diego Brienza y Laura Fernández tiene sus bases teóricas en Michel Foucault… Apoyados en un texto sólido y de sorprendente actualidad, el actor Mauro Telletxea y la actriz Mar Cabrera realizan una excelente interpretación en donde los gestos estereotipados, los vocabularios propios de la profesión y la manera en que se manifiestan según los géneros, producen gracia a la vez que un efecto de verdad. Y Marcelo Bonilla resulta conmovedor en su rol de niño (o joven o adulto con alma de niño) que no quiere asomarse a la crueldad del mundo real…

Adrián Melo, en SOY, Página 12

La propuesta no deja de sonreírle amablemente al espectador mientras le propina un “cross a la mandíbula” (Roberto Arlt, dixit) para dejarlo nocaut.

Mónica Berman, en alternativa teatral

Excelente. Diego Brienza y Laura Fernández logran, mediante un muy buen texto, aligerar el peso de algunos conocimientos no tan ligeros. Una obra realmente maravillosa. Las herramientas expresivas son variadas, danza, fantasía, cruces de tiempo etc. y muy bien utilizadas.

María Inés Senabre, Espectáculosalamod


Una obra imperdible que -música intensa y brillantes luces de co-lores mediante- mantiene a su intrigadopúblico atento y los sumerge en un mar de cuestionamientos.

Leandro Ibáñez, planeando sobre BUE


Con una excelente utilización del espacio y una iluminación certera, la puesta atrapa de principio a fin con un ritmo sostenido, que va sin prisa pero sin pausa hacia el centro de cada espectador. La exacta dirección de Diego Brienza le saca el jugo a cada uno de los personajes, en actuaciones excelentes para cada uno de ellos. Emotiva pero no lacrimógena, real pero no cruda ni moralista, “El niño con los pies pintados” hace de la simpleza y sensibilidad sus armas esenciales para convertirse en una de las obras más relevantes del 2012

Daniel Gaguine, noticias urbanas

Un vestuario maravilloso, un diseño de luces ajustado, una música acorde, una palabra justa, una acción medida y un tiempo sostenido para ver una obra que aquieta el alma hasta el disfrute. Un elenco enorme con una importante y pareja calidad artística, una belleza que se pinta en el escenario y se escribe en los pocos silencios que admite esta prolija y sensible dramaturgia. No solo es para ver, sino para premiar. ¡Excelente!

Meche Martínez, www.mechemertinez.com


Marcelino Bonilla, en el papel de el niño, hace un trabajo extraordinario y con una sola mirada puede resumir toda su historia. El resto de los intérpretes sobresalen en cada intervención. Una obra que reúne un elenco inmejorable que consigue transmitir sin fisuras el estilo justo que emana de la dirección.

El niño con los pies pintados sorprende por la sensibilidad artística de todo el equipo. Una gran propuesta que calorosamente recomendamos ver.

Martín Fernández Tojo, en escena hoy


El niño con los pies pintados es una historia maravillosa. Notable actuación de Marcelino Bonilla (niño), que construye exquisitamente con una mirada atravesadora y una voz ingenua, la fragilidad y la ternura del niño. Una tarea Excelente.

Vivian García Hermosi, Victoria Rolanda revista de mujers


Duración: 50 minutos
Clasificaciones: Teatro




e-planning ad