Miércoles, 19 de Octubre de 2016

De Alejandro Quesada, Lorena Vega
Todas las experiencias vividas se barajan y entremezclan. La vida monótona de un grupo de jóvenes que subliman sus energías en los juegos cruzados de seducción son el referente de relación, el anhelo sexual de Gila, y al mismo tiempo lo que más teme. Un accidente desata sus temores y la enfrenta a ellos y como es su sueño se permite decir lo que siempre calla. La historia de Gila, una mujer sola y encerrada en una realidad que crea y protege. Vive rodeada de seres anónimos que la ignoran. Nada que ver con el amor es la vida que lleva, carente de ternura, y sin nadie que la salve. Las relaciones que construye en su sueño tampoco tienen Nada que ver con el amor, sus seres se relacionan sexualmente desde la violencia o la confusión, pero sin concretar ningún tipo de encuentro íntimo, están fríos e incomunicados. Solo hay un atisbo de amor en el personaje de Andrea, hombre enigmático y seductor; pero Gila no sabe cómo actuar frente a él. Negocia su debut sexual el único beso que da, a la inversa de un cuento de hadas la despierta.




e-planning ad