Jueves, 14 de Enero de 2016

De Carlos Gorostiza

Mujeres y hombres. Viejos y jóvenes. Casados, solteros, divorciados, viudos. Artistas, universitarios, otros trabajadores. Tan juntos y tan solos. Una buena muestra de lo absurdo humano que coincide, uno tras otro, en un mismo lugar.

EL lugar. Cada uno arriba con su "valija" personal, frontera que es a la vez límite, señal de tránsito y porosidad. Son muchos y el espacio es chico: el conflicto, convidado de piedra, no tarda en estallar. No hay lugar para todos en este mundo/urbe/lugar. Y el hombre es el lobo del hombre.

"Proyecto ganador del premio Montevideo Ciudad Teatral (IM) 2011"





e-planning ad