Jueves, 14 de Enero de 2016

En el año 1977 el gobernador de facto de la provincia de Tucumán, Antonio Domingo Bussi, ante la pronta visita del dictador Videla ordena tapiar las villas y sacar a los mendigos de la ciudad. Son llevados en camiones y abandonados en el campo en pequeños grupos, alumnos de una escuela rural cuentan a su maestra haber visto espantapájaros vivos caminando por la ruta. Ante el escándalo los regresan a la ciudad.

La obra Limpieza se inspira en estos hechos para generar una ficción; en la que los personajes son abandonados en medio del campo para que mueran de hambre y frío, su intento de volver a la ciudad produce la reacción de la fuerza represora. Se decide el exterminio. La pieza no se compadece necesariamente de estos seres, mostrándolos en toda su dimensión, ellos tienen sus códigos, son producto de la marginación, la pobreza y la indiferencia social, sin embargo se aferran a la vida. Como en una pequeña sociedad algunos se resignan, otros no entienden lo que sucede, otros dan pelea. Se relacionan a partir de un humor corrosivo, que llega muchas veces a la violencia.

Sobran, molestan, afean el paisaje, su presencia denuncia las fallas de una sociedad, su presencia debería generar preguntas más que enojo.

¿Dónde estábamos? ¿En qué estábamos?





e-planning ad