Sábado, 19 de Noviembre de 2016

De Mario Benedetti

PRODUCCIONES INSCONSTANTES (Madrid)

Pedro y el capitán es un clásico contemporáneo. Es uno de esos textos que, probablemente, por el compromiso político, por la nacionalidad, por el conocimiento del contexto económico y por la vocación social de su autor ha sido extraordinariamente representado y permanece en el imaginario profesional como un texto al alcance de todos, muy requerido por formaciones de teatro aficionado y por colectivos sensibles a la problemática que plantea.

Yo definiría la pieza como una indagación dramática en la psicología de un torturador. Algo así como la respuesta a por qué, mediante qué proceso, un ser normal puede convertirse en un torturador. Ahora bien, aunque la tortura es, evidentemente, el tema de la obra, como hecho físico no figura en la escena. Siempre he creído que, como tema artístico, la tortura puede tener cabida en la literatura o el cine, pero en el teatro se convierte en una agresión demasiado directa al espectador y, en consecuencia, pierde mucho de su posibilidad removedora. En cambio, cuando la tortura es una presencia infamante, pero indirecta, el espectador mantiene una mayor objetividad, esencial para juzgar cualquier proceso de degradación del ser humano. La obra no es el enfrentamiento de un monstruo y un santo, sino de dos hombres, dos seres de carne y hueso, ambos con zonas de vulnerabilidad y de resistencia. La distancia entre uno y otro es, sobre todo, ideológica, y es quizá ahí donde está la clave para otras diferencias, que abarcan la moral, el ánimo, la sensibilidad ante el dolor humano, el complejo trayecto que media entre el coraje y la cobardía, la poca o mucha capacidad de sacrificio, la brecha entre traición y lealtad.

Mario Benedetti

Este espectáculo formó parte del evento: XVI Festival Internacional Madrid Sur

Duración: 90 minutos
Clasificaciones: Teatro




e-planning ad