Miércoles, 20 de Enero de 2016

De William Shakespeare
Mucho ruido y Pocas nueces" significó una larga travesía. La primera etapa de ese viaje exigió la comprensión de una época, en al cual un universo de inociencia se transformaba -gracias a la inventiva de un genial escritor- en un cosmos precavido frente a los males concretos del mundo. La segunda parte del trayecto llevó al trabajo específico sobre formas teatrales diversas: graciosas máscaras provenientes de la Commedia dell'arte, daban paso obligado a personajes con hondura psicológica. El tercer y último tramo del itinerario, comprometió la representación de un texto clásico que fuera comprensible para todos. Después de cuatro años de entrenamiento, jóvenes estudiantes de teatro se convirtieron en nóveles actores y actrices mediante la concreción de un sueño.




e-planning ad