Lunes, 18 de Enero de 2016

De Maruja Bustamante

Primero pensé, uy, 2001 casi me trago una bomba de humo. Vi a la gente cantando el himno en el Congreso. Mis amigos vestidos de ninjas. El helicóptero. Todo fue tan ficcional. Me acuerdo que con mi amiga Tamara Horowicz dejamos un mensaje de voz en mi teléfono que decía: hoy todos somos activistas, cualquier cosa nos buscan en la Plaza de Mayo. Mi mamá desde el sur se preocupó, claro. MI papá me dijo:- yo te digo desde chiquita que va a venir la guerra civil y vos no sabés tirar. No, mi obra no se va a tratar esta vez de mi familia. Para el ciclo elegí el tema de las fabricas recuperadas. Me interesa sobre todo el cruce que se generó entre operarios y obreros con hacedores culturales y artísticos. Lo que unos tuvieron que transar con los otros para poder convivir y de esa forma sacar el negocio adelante, digamos. Una unión popular, extrañada y en ocasiones imposible. Fui una testigo cercana de algunas anécdotas graciosas que pienso sacar a la luz. Graciosas y patéticas también. Para ello cuento con un chico con i-pad, una chica a la que no le importó y una militante de siempre. No es Stand Up. Es Comedia Nacional.

Este espectáculo formó parte del evento: 15/20 15 Directores sobre el 20 de Diciembre





e-planning ad