Lunes, 24 de Octubre de 2016

De Patricia Oddo

“La energía retenida en un cuerpo puede liberarse a causa de un estímulo exterior siempre y cuando ese estimulo afecte en una medida mayor que la resistencia del punto de apoyo del mismo. La energía potencial liberada, se transforma en energía cinética de caída.”

Un intento de superación del eje dialéctico gravitatorio, con su resultado inevitable, la tragedia.

-Puede uno liberarse atravesando el acto de más grande sometimiento, solo cuando este acto es “el acto”.
Pausa
Los dioses todos, ante el verbo absoluto, sucumbirán. Ante mi voluntad.
Ni siquiera serán debilitados, más bien se habrán desvanecido, envueltos en su propia corrupción. Dioses infernales, injustos, impíos.
Pausa
Confluyen en mis tripas cientos de voluntades redimidas.
Descansarán en mi acto. Tomarán impulso.
Pausa corta.
Convivirán con la tentación del sometimiento. Dulce. Tibio. Suave.
Pero su conciencia será eternamente golpeada por “el acto”. Por mi acto.
Pausa
El dulce aliento del absoluto me seduce.
La verdad ante la mirada total, nítida.
Mis propios ojos me erizan la piel.
No puedo quitarles la vista. Son bellos. Mi nuevo amo. Impiadosos. Un único camino. Verdadero. Libre.
Pausa
Me desangro.
Mastico mi carne gomosa.
Y sin haber vencido al bocado, trago.
Me purifico en el rito sagrado de hacer.
Salto.

Duración: 60 minutos
Clasificaciones: Teatro




e-planning ad