Sábado, 22 de Octubre de 2016

De Manuel Puig

Triste Golondrina Macho ha sido considerada la obra más extraña y experimental de la dramaturgia de Manuel Puig. Conviven en ella elementos del melodrama, el drama, la farsa, la comedia, el surrealismo, el vampirismo y lo gótico. Propone, a través de la construcción simbólica del arquetipo de un cuento de hadas, el problema existencial.

El tiempo impreciso, irreal, es fijado en un pasado de fantasía. El espacio, una casa en el medio de la nada, de un pantano. El pantano como la nada, quizá la misma pampa argentina. Cinco personajes, tres vivos que luchan con el desorden de sus emociones, dos muertos, malos muy malos.

En esta comedia de espíritus, en este drama no realista, la no definición ontológica de los personajes, la duda que persiste acerca de si los fantasmas existen o son proyecciones de la mente, se plantea un enigma constante, en el que el espíritu de Puig. Està presente en la creación de un misterio constitutivo, que se enuncia pero no conlleva resolución. Quizá como él dice, la búsqueda del significado perdido se encuentra tal vez en la realización de lo que proyecta la propia mente, en la voz interior

Clasificaciones: Teatro




e-planning ad